Recuerdo que Los renglones torcidos de Dios (1979) estaba en un estante de casa y que un día, cuando yo comenzaba la adolescencia, quise leerlo pero mi madre me lo desaconsejó ya que no era para mi edad. Yo de aquella me imaginé que trataría de profundas cuestiones teológicas que se escaparían a mi inteligencia impúber.

Muchos años después, una querida amiga, Alicia como la protagonista de esta novela, me dijo que era uno los libros que más le habían gustado. Al desconocer yo sus gustos literarios y recordar la anécdota antes citada, decidí ponerme con su lectura.

Los renglones torcidos de Dios

Alice Gould, de profesión detective, ingresa en un sanatorio mental. La han contratado para esclarecer un asesinato del que cree que es responsable uno de los internos. Para entrar su médico particular escribe una carta en la que dice que sufre una paranoica obsesión de atentar contra la vida de su marido. La extrema inteligencia de esta mujer y su actitud aparentemente normal confundirán a los médicos hasta el punto de no saber a ciencia cierta si Alice ha sido ingresada injustamente o padece realmente un grave y peligroso trastorno psicológico.

Hay que reconocer que Torcuato Luca de Tena creó en esta ocasión un libro muy fácil de leer, que te engancha desde el principio y que cuenta con un personaje principal memorable. Alice Gould es una especie de Sherlock Holmes española, capaz de resolver los mayores entuertos, pero que además es guapa, rica, con modales exquisitos y siempre dispuesta a ayudar al prójimo.

A Los renglones torcidos de Dios le podemos achacar algunos defectos: la trama es bastante previsible, el lenguaje está bastante trasnochado y a veces puede parecer hiriente (supongo que en el 79, los términos que se utiliza para describir a los internos del psiquiátrico serían “correctos” ya que no en vano Torcuato pasó 18 internado en uno para documentarse) o un poco estereotipado. Sin embargo a mi me gustó. Creo que es interesante a la hora de entender un poco lo que es (o no) las enfermedades mentales y por otro lado me hizo pasar un buen rato.

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies