En marzo conocí a Nahui Olin, la primera artista multidisciplinar de México. Me la presentó Juan Bonilla a través de su novela La totalidad sexual del cosmos. Es evidente que no me dejó indiferente el relato, ni tampoco el personaje.

Si quieres , tú también puedes conocerla, porque ella es energía cósmica, un “yo” con función divina, uno más entre todos los “yo divinos” que conformamos el universo.

Es un ser excepcional. Una fuerza incontrolable presiona su interior, se aplasta contra su piel y amenaza con desbordarse. Su poesía de vértigo, su  pintura de feria y pulquerías, su filosofía de vida se alimentan de esta magma, pero  no consiguen liberarla de la opresión.

Aunque a veces piensa que ser mujer es como habitar con un microbio que te roba la vida, lucha contra ese estigma  imponiendo su voluntad y desafiando las convenciones de la época.

Si aún no la has encontrado,  búscala, porque

“Al que la encuentra

Se le expande

Dentro

Mi luz

Haciéndole amanecer

En un lugar

En el que siempre

Está amaneciendo.”

 

 

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies