Creo que todos los que conocemos a Fante llegamos a él a través de Bukowsky. La diferencia, como bien me explicó mi amigo Victor, es que Fante sabe escribir y Bukowsky no (esa también es mi opinión). Leí por primera vez Pregúntale al polvo a comienzo de los 90. Era un jovencito que estaba descubriendo la generación beat, la literatura de los perdedores y todas esas cosas que no nos enseñaron en el colegio.

Obviamente Pregúntale al polvo me encantó, pero el paso del tiempo solo me dejó con esa buena sensación en la boca y recordar que su protagonista, Arturo Bandini, era un italoamericano sórdido, racista y misógino. Así que treinta años después me puse a releer esta novela (esta vez en inglés) para poder escribir esta reseña.

Según la editorial que lo publica en España, el argumento de Pregúntale al polvo es:

Los Ángeles en la década de los años treinta. Instalado en un sórdido hotel en los barrios marginales, el joven aprendiz de escritor Arturo Bandini lucha por la dura supervivencia, mientras sueña con el triunfo tras haber conseguido publicar un relato en una pequeña revista. Guiado por su mentor y editor J. C. Hackmuth, Arturo proclama que es un genio de las letras, mientras se enfrenta a una compleja relación amorosa con Camilla, una chica mexicana que trabaja como camarera. Incapaz de mostrarle sus auténticos sentimientos, Arturo se ve abocado a una destructiva relación de amor-odio, mientras sigue soñando con alcanzar la gloria.

Mis recuerdos no me fallaron esta vez: Arturo Bandini, es un italoamericano sórdido, racista y misógino. Y diciendo esto creo que me quedo corto. Su relación tanto con Camila como con otras mujeres es realmente tortuosa y visto desde un punto de vista actual cercano al maltrato. Su alta estima de si mismo me recuerda a la de Ignatius J. Reilly, el insoportable protagonista de La conjura de los necios de John Kennedy Toole. Como podéis ver mi querido Bandini es un despojo humano, pero lo que hay que reconocer, como dije al principio, es que Mr. Fante sabe escribir. Dispone de una prosa rápida, sencilla, practica, que habla de la vida (como diría Bukowsky) que te transporta a Los Ángeles de la depresión, con todas sus penalidades y ganas de vivir. Simplemente por esto os lo recomiendo encarecidamente, de hecho me he planteado si calificarlo como “Imprescindible”, calificación que posiblemente se merezca, pero que al final no me he decidido a otorgarle por muy poco.

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies