Una amiga francesa me recomendó este libro. Amélie Nothomb es su autora favorita, además arrasa en Francia. Como tenía su primer libro Higiene del asesino, me decidí a leerlo, o debería decir a devorarlo, ya que me duró menos de un día.

Lo primero que me llamó la atención fue su argumento: Prétextat Tach, Premio Nobel de Literatura, sólo le quedan dos meses de vida debido a una enfermedad terminal. Entonces decide conceder las cinco primeras entrevistas de su vida. Las cuatro primeras serán una muestra de su ingenio y crueldad, machacando inmisericordiamente a los peridostas. La quinta nos desvelará multitud de sorpresas.

La novela pivota sobre el personaje central, un monstruo que me recuerda a Ignatius J. Reilly (el protagonista de La conjura de los necios de John Kennedy Toole) por lo desagradables, engreídos y obesos (y obsesos) que son. Durante la primera parte de esta novela (las primeras cuatro entrevistas) disfruté con la crudeza e ingenio de Tach al ser entrevistado. Más de una sonrisa esbozó mi boca al ser machacados impunemente los periodistas, dejando su profesión por los suelos al demostrar el total desconocimiento de lo que hablan y centrarse en banalidades en vez de en un personaje genial como el que están entrevistando.

La segunda parte se centra en la última entrevista en la que poco a poco se van descubriendo sorprendentes secretos de la vida del protagonista y encontramos respuestas a las peculiaridades de su comportamiento. Aquí el ritmo decae y pasamos de la carcajada a las reflexiones sobre el amor, la bondad, el feminismo, etc. El final, un tanto previsible, quizás es lo peor pero realmente tal como suceden los hechos es la única manera de terminar con la obra.

Resumiendo, he disfrutado con Higiene del asesino. Sus vibrantes diálogos, su sarcasmo y veladas críticas han logrado que disfrute de su lectura. El personaje de Prétextat Tach se ha convertido en unos de mis favoritos, lo único que no me ha parecido de gran calidad es el final ya que me parece demasiado obvio y aunque es la manera lógica de cerrar el libro, esperaba una última vuelta de tuerca… Tendré que continuar leyendo a Amélie Nothomb para comprobar si sus otras obras consiguen convencerme como ésta y así convertirla en una de mis referencias literarias.

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies